sábado, 30 de mayo de 2015

Fuego y hielo: Un resumen de lo que descubrió la nave espacial Messenger

30 de abril de 2015: El planeta que está más cerca del Sol es, irónicamente, uno de los más fríos.
Ese es solo uno de los muchos e increíbles descubrimientos sobre Mercurio que la nave espacial MESSENGER* (MErcury Surface, Space ENvironment, GEochemistry and Ranging, en idioma inglés, o Superficie, Ambiente espacial, Geoquímica y Cálculo de la Distancia de Mercurio, en idioma español) hizo llegar a la Tierra durante los últimos 7 años. Hoy más temprano, la misión llegó a su fin con un choque tan espectacular como lo son algunos de sus hallazgos.


splash
 
 En esta hermosa vista, se han realzado los colores del planeta más interno del sistema solar tomando como base los datos globales de la imagen aportados por la nave espacial MESSENGER que orbitaba Mercurio. Más información, en idioma inglés. 
 
Los controladores de la misión, en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins (Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory, en idioma inglés), ubicado en Laurel, Maryland, han confirmado que MESSENGER chocó contra la superficie de Mercurio el 30 de abril a las 3:26 de la tarde (EDT – hora diurna del Este). La nave había usado el último de sus propulsores el 24 de abril y no pudo mantener una órbita estable. Viajando a alrededor de 14.082 kilómetros por hora (8.750 millas por hora), la nave espacial que caía en picada hizo un cráter nunca visto en el lado del planeta que está opuesto a la Tierra.
 
 
“Extinguiéndose con un estruendo al impactar contra la superficie de Mercurio, estamos celebrando que MESSENGER es más que una misión exitosa”, dice John Grunsfeld, un administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas, en las oficinas centrales de la NASA, ubicadas en Washington.
“Ahora, comenzamos la siguiente fase de esta misión: analizar los emocionantes datos que ya están en los archivos y develar los misterios de Mercurio”.

Estos son algunos de los hallazgos más importantes que MESSENGER ha revelado hasta el momento:

La cara oculta de Mercurio: A mediados de la década de 1970, cuando la nave Mariner 10 sobrevoló Mercurio tres veces, la sonda tomó imágenes de menos de la mitad del planeta. Hasta que llegó MESSENGER, el resto de Mercurio era un misterioso terreno. MESSENGER fue la primera nave espacial que vio la totalidad de la poderosa cuenca Caloris (uno de los accidentes geográficos más grandes y más jóvenes del sistema solar creados por un impacto). Además, MESSENGER detectó respiraderos volcánicos ubicados alrededor del borde de la cuenca, lo que demuestra que el vulcanismo, y no solamente los impactos, ha dado forma a la superficie del planeta más interior.

La ironía de los polos de Mercurio: Mercurio parecería ser un lugar improbable para hallar hielo. Pero la inclinación del eje de rotación de Mercurio es prácticamente cero (menos que un grado); por lo tanto, el piso de los cráteres en los polos del planeta nunca ve la luz del Sol. Los científicos sugirieron hace décadas que podría haber agua congelada atrapada allí. La idea recibió más respaldo en el año 1991, cuando el radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico, y la antena Goldstone, ubicada en California, detectaron reflexiones de radar inusualmente brillantes, las cuales emanaban de los polos de Mercurio (la clase de reflexiones que produciría el hielo). Desde la órbita de Mercurio, MESSENGER pudo mirar hacia abajo y ver los polos del planeta como no ha podido hacerlo ninguna otra nave espacial o telescopio, y confirmó lo improbable: los cráteres que están permanentemente en sombras cerca de los polos de Mercurio tienen temperaturas menores que -173°C (280°F), y el hielo de agua es estable en sus superficies oscuras más internas. Parte del hielo polar está cubierto por un misterioso material orgánico oscuro que los investigadores todavía no conocen bien.
image
 En esta gráfica, se muestra la ubicación y la hora predichas para el impacto de la nave espacial MESSENGER contra la superficie de Mercurio. Ver detalles: #1, #2.


El planeta increíble que se está encogiendo: Los accidentes geográficos tectónicos que predominan en Mercurio son enormes acantilados llamados “escarpes lobulados”. Incluso antes de que existiera la nave espacial MESSENGER, los investigadores pensaban que estos escarpes eran signos de un encogimiento global, como las “arrugas” de una pasa de uva. ¿Por qué se encogería Mercurio? El núcleo del planeta conforma un descomunal 60–70% de su masa. El enfriamiento de este núcleo de gran tamaño ha llevado a una notable contracción del planeta. Las imágenes de los escarpes lobulados proporcionadas por MESSENGER muestran que la contracción total es de dos a siete veces mayor que lo que pensaban los investigadores.


Magnéticamente hablando, Mercurio está vivo:Hasta que la nave Mariner 10 descubrió el campo magnético de Mercurio, en la década de 1970, la Tierra era el otro único planeta terrestre conocido que tenía un campo magnético global. El agitado núcleo caliente de la Tierra, que está formado por hierro líquido, genera el magnetismo de nuestro planeta a través de un mecanismo llamado dínamo magnética. El campo de Mercurio ha confundido a los investigadores porque se suponía que su núcleo de hierro había terminado de enfriarse hace mucho tiempo y que entonces dejó de generar magnetismo. Algunos investigadores pensaban que el campo puede haber sido una reliquia del pasado, congelado en la corteza externa. Los datos proporcionados por la nave espacial MESSENGER muestran lo contrario: El campo de Mercurio parece generarse gracias a una dínamo activa en el núcleo del planeta. No es una reliquia.


Un planeta con una cola: Mientras orbitaba Mercurio, MESSENGER hizo su primera observación in situ de la singular exosfera de Mercurio. La exosfera es una atmósfera ultradelgada donde los átomos y las moléculas están tan separados que es más probable que choquen contra la superficie antes de que colisionen entre sí. Este material deriva principalmente de la superficie misma de Mercurio, levantado por la radiación solar, el bombardeo del viento solar y la evaporación de meteoroides. La nave MESSENGER pudo determinar la composición química de la exosfera (hidrógeno, helio, sodio, potasio y calcio) y también monitorizar el material a medida que adoptaba la forma alargada, similar a la cola de un cometa, de 2 millones de kilómetros, debido a la acción del viento solar. Esta cola, así como el campo magnético de Mercurio, fue con frecuencia azotada por la actividad solar durante la prolongada misión de MESSENGER, lo que confirió a la nave espacial una vista de cerca del más crudo clima espacial del sistema solar.

Además de los descubrimientos científicos, la misión aportó muchos dispositivos tecnológicos de vanguardia, entre los que se incluye el desarrollo de una sombrilla de tejido cerámico que protegió los instrumentos y los dispositivos electrónicos de la nave espacial de la feroz radiación del Sol.
“La parte de adelante de la sombrilla experimentó constantemente temperaturas superiores a 300° C (570° F), mientras que la mayor parte de los componentes ubicados siempre a su sombra operó cerca de la temperatura ambiente (20° C o 68° F)”, dijo Helene Winters, la directora del proyecto de la misión, en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins. “Esta tecnología destinada a proteger los instrumentos de la nave espacial fue clave para el éxito de la misión durante las operaciones principales y también en las sucesivas operaciones”.


¡Adiós, MESSENGER; y gracias!


*N. de la T.:La traducción al idioma español del acrónimo MESSENGER es “Mensajero”.

domingo, 26 de abril de 2015

La NASA investigará las explosiones magnéticas

10 de marzo de 2015: La reconexión magnética podría ser la manera favorita que tiene el universo de hacer explotar cosas.
Tiene lugar en cualquier sitio en el que los campos magnéticos se extiendan en el espacio; lo que significa que se produce casi en todas partes. En los núcleos de las galaxias, la reconexión magnética provoca explosiones visibles desde miles de millones de años luz de distancia. En el Sol, causa erupciones solares tan poderosas que equivalen a un millón de bombas atómicas. En la Tierra, aporta energía a las tormentas magnéticas y a las auroras. Es ubicua.
El problema es que los investigadores no pueden explicarla. 

splash
 
 En un nuevo video deScienceCast se brinda una vista previa de la misión MMS destinada a estudiar los misterios de la reconexión magnética. Reproducir el video

Los aspectos básicos son lo suficientemente claros. Las líneas de fuerza magnética se cruzan, se anulan, se reconectan y… ¡boom! Se desata la energía magnética, con partículas cargadas que vuelan casi a la velocidad de la luz. Pero, ¿cómo? ¿Cómo es posible que la simple acción de entrecruzar líneas de campos magnéticos cause una explosión tan violenta?
 
 
“Algo muy interesante y fundamental está ocurriendo y no lo comprendemos por completo”, dijo Jim Burch, del Instituto de Investigaciones del Sudoeste (Southwest Research Institute, en idioma inglés).
La NASA está a punto de lanzar una misión con el fin de llegar al fondo de este misterio. Se llama MMS, la abreviatura en idioma inglés de “Magnetospheric Multiscale” o “Multiescala Magnetosférica”, en idioma español, la cual está formada por cuatro naves espaciales que volarán a través del campo magnético de la Tierra, o “magnetosfera”, para estudiar la reconexión en acción.

“La magnetosfera de la Tierra es un laboratorio natural maravilloso para estudiar este fenómeno”, dice Burch, quien es el investigador principal de la MMS.

Con su lanzamiento planeado para el 12 de marzo, las cuatro naves espaciales fueron diseñadas, construidas y probadas en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales (Goddard Space Flight Center, en idioma inglés), de la NASA. Cada una tiene forma de disco de hockey gigante, con aproximadamente 4 metros de diámetro y 1 metro de altura. Sin embargo, en el espacio, son mucho más grandes. 

image
 
Un modelo de la reconexión magnética en el Sol. [Más información, en idioma inglés]

“Después del lanzamiento, las naves espaciales giratorias desplegarán sus sensores electromagnéticos, los cuales se encuentran ubicados en los extremos de los largueros con cables que tienen hasta 60 metros de largo”, dijo Craig Tooley, quien es el jefe del proyecto MMS, en el centro Goddard. “Cuando se encuentran completamente extendidos, los sensores son tan anchos como un campo de béisbol”.

Estas sondas giratorias expandibles volarán en una formación precisa, a 10 km de distancia una de la otra y están guiadas por satélites del Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por su sigla en idioma inglés) que orbitan la Tierra muy por debajo de ellos. “Podemos mantener a la formación con una precisión de solo 100 metros”, dijo Tooley. “Esto es fundamental para nuestras mediciones”.

Cualquier nuevo proceso físico que observe la MMS podría ayudar a proporcionar energía limpia a la Tierra.

“Durante muchos años, los investigadores vieron a la fusión como una fuente limpia y abundante de energía para nuestro planeta”, dijo Burch. “Un enfoque, la fusión por confinamiento magnético, produjo resultados muy prometedores con dispositivos como tokamaks. Pero surgieron problemas para mantener el plasma que contiene la cámara”.

“Uno de los problemas más importantes es la reconexión magnética”, continúa diciendo. “Un resultado espectacular de la reconexión se conoce como el 'choque con patrón dientes de sierra'.
Mientas se acumula el calor dentro del tokamak, la temperatura de los electrones alcanza el pico y luego 'cae' a un valor menor. Algo del plasma caliente se escapa. Esto lo causa la reconexión del campo de contención”.

Es este sentido, se podría creer que las cámaras de fusión podrían ser un buen lugar para estudiar la reconexión. Sin embargo, no lo son, dijo Burch. La reconexión en los tokamaks tiene lugar solo en volúmenes pequeños, de unos pocos centímetros de ancho. Es prácticamente imposible construir sensores lo suficientemente pequeños como para poner a prueba la zona de reconexión.

La magnetosfera de la Tierra es mucho mejor. En la burbuja magnética expansiva que rodea a nuestro planeta, el proceso se desarrolla en volúmenes tan grandes como decenas de kilómetros de un lado a otro, por ejemplo, cuando la reconexión en el Sol impulsa nubes de plasma hacia la Tierra, donde luego eventos de reconexión adicional provocan auroras.

“Podemos dirigir el vuelo de las naves espaciales en el interior y alrededor de él y echar un buen vistazo de lo que sucede”, afirma.

Eso es lo que hará la MMS: volar directamente a la zona de reconexión. Las naves espaciales son lo suficientemente resistentes como para soportar la energía de los eventos de reconexión que, se sabe, ocurren en la magnetosfera de la Tierra; entonces, no hay nada que se interponga en el camino de una misión de descubrimiento de dos años completos.

miércoles, 22 de abril de 2015

Una lluvia de meteoros en el Día de la Tierra




21 de abril de 2015: El 22 de abril, millones de personas en todo el mundo se reunirán en festejos y en otros eventos para celebrar el día de nuestro hermoso planeta azul. Es el Día de la Tierra, una ocasión para hacer una pausa, reflexionar y hablar sobre cómo mantener un medio ambiente limpio y saludable en la Tierra.
splash

 Este año, el Día de la Tierra terminará con una lluvia de meteoros.


Un nuevo video de ScienceCast explora el misterio de las llamaradas más pequeñas del Sol.  Reproducir el video, en idioma inglés

El 22 y 23 de abril, la Tierra pasará a través de una corriente de escombros del cometa Thatcher, el cual es la fuente de la lluvia anual de meteoros Líridas (Lyrids, en idioma inglés).

A medida que la Tierra atraviese la zona de escombros, grumos de polvo cometario, la mayoría de ellos no más grandes que los granos de arena, golpearán la atmósfera de nuestro planeta desplazándose a 49 kilómetros por segundo (aproximadamente 177.028 kilómetros por hora o 110.000 millas por hora) y se desintegrarán bajo la forma de rayos de luz. Las Líridas típicas son casi tan brillantes como las estrellas de la Osa Mayor.

De todas las lluvias de meteoros, las Líridas son relativamente suaves. En la mayoría de los años, durante abril, no hay más que de 10 a 20 meteoros Líridas por hora. Pero, en ciertas ocasiones, cuando la Tierra se desliza a través de una masa de escombros inusualmente densa del cometa Thatcher, esa cifra se incrementa, lo cual da como resultado lo que se conoce como un estallido de meteoros. En el año 1982, por ejemplo, los observadores del cielo contaron 90 Líridas por hora. Pero, en 1803, un periodista en Richmond, Virginia, documentó un estallido todavía más impresionante y escribió:

“Se observaron estrellas fugaces el miércoles por la mañana en Richmond y sus alrededores, lo cual alarmó a muchos y dejó atónitos a todos los que las observaron. De la una a las tres de la mañana, esos meteoros brillantes parecieron caer desde todas partes del cielo, en cantidades tales que se asemejaron a una lluvia de cohetes en el cielo...”.
image

Este mapa del cielo muestra el radiante de las Líridas antes del amanecer local, el 23 de abril. [Ampliar imagen]

Otro informe del siglo XIX publicado menciona que un observador “contó 167 meteoros en alrededor de 15 minutos y después ya no pudo contarlos a todos”.

No se predice un estallido como ese para el año 2015, pero, por otro lado, tampoco se habían predicho estallidos en esas ocasiones anteriores. Si está levantado tarde por la noche, eche un vistazo.

El mejor momento para observar la lluvia es entre alrededor de las 11 de la noche del 22 de abril y el amanecer del 23 de abril, en cualquier huso horario en el hemisferio norte.

Consejos para la observación: Abríguese. Tome una silla reclinable o coloque una manta gruesa sobre un sitio plano en el suelo. Recuéstese y mire hacia arriba. Los meteoros pueden aparecer en cualquier parte del cielo, aunque sus rastros tenderán a apuntar hacia la constelación Lira (Lyra, en idioma inglés), de la que obtienen su nombre los meteoros. Las horas previas al amanecer son las mejores para observar porque es entonces cuando Lira está más alta en el cielo.

Algunas veces, la brillante luz de la Luna puede arruinar una lluvia de meteoros. Pero esto no será así el 22 de abril. La Luna es apenas una delgada media luna y se pone poco después del anochecer. En consecuencia, el brillo de la Luna no interferirá con las Líridas. Si puede, aléjese de las luces de la ciudad y busque el cielo más oscuro posible para presenciar el mejor espectáculo que pueda.

¡Disfrute el Día de la Tierra! Y, después, disfrute la Noche de la Tierra todavía más.

domingo, 5 de abril de 2015

Eclipse total de Luna

30 de marzo de 2015: Es un déjà vu una vez más. Por tercera vez en menos de un año, los observadores del cielo en Estados Unidos podrán ver un eclipse total de Luna.
La acción comenzará a las 3:16 de la madrugada, hora diurna del Pacífico (PDT, por su sigla en idioma inglés), del 4 de abril, cuando el borde de la Luna ingrese primero al núcleo de color ámbar de la sombra de la Tierra. Durante la próxima hora y 45 minutos, la sombra de la Tierra se moverá a través del disco lunar, y finalmente “tragará” a la Luna entera a las 4:58 de la madrugada, hora diurna del Pacífico.

splash
 
Un nuevo video de ScienceCast adelanta cómo se verá el eclipse de Luna que tendrá lugar el 4 de abril de 2015. Reproducir el video, en idioma inglés 
 
Al este del río Mississippi, el eclipse será interrumpido por la salida del Sol. Solamente se podrá ver un eclipse parcial. Al oeste del río Mississippi, se podrá ver todo, incluyendo la totalidad.
“Totalidad” es cuando la Luna se encuentra completamente adentro de la sombra de la Tierra.

Algunos eclipses totales duran más de una hora. En este caso, sin embargo, la totalidad se extiende sólo por 4 minutos y 43 segundos; esto es así porque la Luna se mueve justo por encima de la periferia de la sombra de la Tierra en vez de pasar por el centro de ella.
 
 
La fugacidad del eclipse destaca la importancia de estar atento al reloj. Para observar la Luna roja, ¡no salga más tarde que las 4:58 de la madrugada, PDT!

¿Por qué es roja?

Un viaje fugaz a la Luna proporciona la respuesta: Imagine que está parado observando el cielo sobre una llanura lunar cubierta de polvo. Arriba de su cabeza, está la Tierra, con el lado nocturno ubicado hacia abajo, escondiendo por completo al Sol, que está detrás de ella. El eclipse está en camino.

Se podría esperar que la Tierra vista de esta manera sea completamente oscura, pero no lo es. ¡El borde del planeta parece estar en llamas! A medida que recorre con la vista la circunferencia de la Tierra, usted ve todos los amaneceres y todos los atardeceres del mundo; todos a la vez. Esta increíble luz ilumina el corazón de la sombra de la Tierra, cubriéndola así con un brillo cobrizo y transformando a la Luna en una enorme esfera de color rojo cuando se la ve desde la Tierra.

El eclipse total del 4 de abril de 2015 es el tercero de cuatro eclipses totales de Luna separados por aproximadamente 6 meses; este es un fenómeno que los astrónomos llaman “tétrada”. Una sucesión de eclipses tan cercanos en el tiempo es algo que ocurre bastante raramente. Esta es la lista completa de las fechas de los eclipses: 15 de abril de 2014, 8 de octubre de 2014, 4 de abril de 2015 y 28 de septiembre de 2015.

domingo, 29 de marzo de 2015

El hidrógeno lunar es más abundante en las pendientes orientadas hacia el polo de la Luna

25 de febrero de 2015: Los viajes espaciales pueden ser difíciles y caros; costaría miles de dólares lanzar una botella de agua hacia la Luna. El reciente descubrimiento de moléculas con hidrógeno, que posiblemente incluyen al agua, en la Luna ha emocionado a los exploradores porque se podría extraer estos depósitos si son lo suficientemente abundantes, ahorrando así el considerable gasto de llevar agua desde la Tierra. El agua de la Luna se podría usar para beber o sus componentes (hidrógeno y oxígeno) se podrían emplear con el fin de fabricar productos importantes en la superficie, los cuales serán necesarios para los futuros visitantes de la Luna, como el combustible para cohetes y el aire apto para respirar.


splash
 
 En esta imagen que aportó el LRO, se observa el cráter Hayn de la Luna, ubicado al noreste del Mare Humboldtianum (Mar de Humboldt, en idioma español), iluminado por el Sol en lo bajo, el cual proyecta largas sombras a través del suelo del cráter. Crédito de la imagen: NASA/GSFC/Universidad Estatal de Arizona (Arizona State University, en idioma inglés) 
 
 
Las observaciones recientes que llevó a cabo la nave espacial denominada Orbitador de Reconocimiento Lunar (Lunar Reconnaissance Orbiter o LRO, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, indican que estos depósitos pueden ser levemente más abundantes en las pendientes de los cráteres del hemisferio sur que están orientadas hacia el polo sur de la Luna. “Hay un promedio de aproximadamente 23 partes por millón en peso más de hidrógeno en las pendientes que están orientadas hacia el polo (Pole-Facing Slopes o PFS, por su sigla en idioma inglés) que en las que están orientadas hacia el ecuador (Equator-Facing Slopes o EFS, por su sigla en idioma inglés)”, afirmó Timothy McClanahan, del Centro Goddard para Vuelos Espaciales (Goddard Space Flight Center o GSFC, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, ubicado en Greenbelt, Maryland.
 
 
Esta es la primera vez que se ha detectado una amplia diferencia geoquímica en la abundancia de hidrógeno entre las pendientes orientadas hacia el polo y las pendientes orientadas hacia el ecuador de la Luna. Es igual a una diferencia del uno por ciento en la señal de neutrones detectada por el instrumento denominado Detector de Neutrones en la Exploración Lunar (Lunar Exploration Neutron Detector o LEND, por su acrónimo en idioma inglés). McClanahan es el autor principal de un artículo sobre esta investigación publicada en la versión en línea de la revista Icarus el 19 de octubre.


El material que contiene hidrógeno es volátil (se evapora con facilidad) y puede encontrarse en forma de moléculas de agua (dos átomos de hidrógeno ligados a un átomo de oxígeno) o de moléculas de ión oxidrilo (un oxígeno ligado a un hidrógeno) que están poco unidas a la superficie lunar. La causa de la discrepancia entre las PFS y las EFS puede ser similar a la manera en la cual el Sol moviliza o redistribuye el agua congelada desde los lugares más templados hacia los más fríos sobre la superficie de la Tierra, según McClanahan.

“Aquí, en el hemisferio norte, si sales en un día soleado después de una nevada, verás que hay más nieve en las pendientes orientadas hacia el norte porque pierden agua a ritmos más lentos que las pendientes orientadas al sur, las cuales están más iluminadas por el Sol”, dijo McClanahan.

“Pensamos que se produce un fenómeno similar con los materiales volátiles en la Luna: las pendientes orientadas hacia el polo no reciben tanta luz solar como las orientadas hacia el ecuador, así que este material que se evapora fácilmente permanece más tiempo y posiblemente se acumula en más cantidad en las pendientes orientadas hacia el polo”.

sábado, 21 de marzo de 2015

El vehículo explorador todo terreno de Marte se saca una “selfie”

25 de febrero de 2015:Una vista panorámica del afloramiento “Pahrump Hills”, en Marte, donde Curiosity (Curiosidad, en idioma español), el vehículo explorador todo terreno de la NASA, ha estado trabajando durante cinco meses, muestra al vehículo cuando tomó su más reciente autorretrato (“selfie”, en idioma inglés). La escena que se ve en la “selfie” está ensamblada a partir de docenas de imágenes que captó la cámara MAHLI (Mars Hand Lens Imager, en idioma inglés, o Lente para Magnificación de Imágenes de Marte, en idioma español), ubicada en el brazo robot de Curiosity.

splash
 
 
 Este autorretrato de Curiosity, el vehículo explorador todo terreno de Marte, muestra al vehículo en el sitio llamado “Mojave”, donde mediante la perforación se recolectó en el Monte Sharp la segunda muestra de la misión. La escena combina docenas de imágenes que fueron tomadas durante enero de 2015 por la cámara MAHLI, la cual se encuentra colocada en el extremo del brazo robot del vehículo de exploración. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/MSSS Ver la imagen completa
 
Pahrump Hills es un afloramiento de rocas que forma la capa basal del Monte Sharp, ubicado en el centro del cráter Gale, de Marte. La misión ha examinado el afloramiento mediante una campaña que incluyó una investigación y niveles cada vez más detallados de inspección. El vehículo explorador todo terreno ascendió tres veces desde la base del afloramiento hasta sectores más elevados con el fin de crear perfiles verticales de las estructuras de roca y de la química del lugar, y seleccionar los mejores objetivos para perforar y tomar muestras.
 
 
Las imágenes que se utilizaron para componer este autorretrato fueron tomadas a finales de enero, mientras Curiosity se encontraba en el sitio de perforación, llamado “Mojave 2”. En ese lugar, la misión recolectó de Pahrump Hills la segunda muestra obtenida mediante perforación para realizar los análisis de laboratorio. La primera muestra fue recolectada en septiembre de un sitio llamado “Confidence Hills”. Desde que dejó el sitio Mojave, Curiosity se ha desplazado hasta otro lugar que se puede ver en la escena, donde está planeado llevar a cabo otra perforación en un sitio denominado “Telegraph Peak”.

Curiosity ya se sacó algunas “selfies” con la cámara MAHLI en tres sitios que exploró antes de llegar a la base del Monte Sharp.

“En comparación con los autorretratos anteriores de Curiosity, a este le agregamos marcos con el fin de poder ver el vehículo explorador todo terreno en el contexto de toda la campaña Pahrump Hills”, dijo Kathryn Stack, quien es miembro del equipo del explorador todo terreno, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory o JPL, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, en Pasadena, California. “Desde el sitio Mojave, podríamos incluir todas las paradas que hemos hecho durante la campaña”.

domingo, 15 de marzo de 2015

La “mancha luminosa” de Ceres tiene una compañera más tenue

27 de febrero de 2015: El planeta enano Ceres continúa desconcertando a los científicos a medida que la nave espacial Dawn (Amanecer, en idioma español), de la NASA, está cada vez más cerca de ser capturada hacia la órbita del objeto. Las imágenes que captó Dawn más recientemente, las cuales fueron tomadas a una distancia aproximada de 46.000 kilómetros (29.000 millas) de Ceres, revelan que una mancha luminosa que se destaca en las imágenes previas está cerca de otra área que también es luminosa.


splash


Esta imagen del planeta enano Ceres fue tomada por la nave espacial Dawn, de la NASA, el 19 de febrero, desde una distancia de aproximadamente 46.000 kilómetros (29.000 millas). En ella se observa que la mancha luminosa en Ceres tiene una compañera, más tenue, que aparentemente está ubicada en la misma cuenca. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

“Se puede observar que la mancha luminosa de Ceres tiene una compañera de menor luminosidad, pero que aparentemente se encuentra ubicada en la misma cuenca. Esto puede indicar que las manchas tienen un origen similar al de los volcanes, pero aún tenemos que esperar a contar con una mejor resolución antes de poder hacer tales interpretaciones geológicas”, dijo Chris Russell, quien es el investigador principal de la misión Dawn, con sede en la Universidad de California, Los Ángeles.

Utilizando su sistema de propulsión por iones, Dawn ingresará a la órbita de Ceres el 6 de marzo. A medida que los científicos reciban cada vez mejores vistas del planeta enano, en los próximos 16 meses, esperan poder comprender mejor su origen y su evolución mediante el estudio de la superficie.

Las fascinantes manchas luminosas y otras características interesantes de este mundo cautivador se tornarán todavía más nítidas.
 
 
“La mancha luminosa más brillante continúa siendo demasiado pequeña como para que nuestra cámara pueda captarla nítidamente pero, a pesar de su tamaño, es más brillante que cualquier otra cosa en Ceres. Esto es verdaderamente inesperado y aún es un misterio para nosotros”, dijo Andreas Nathues, el investigador principal del equipo de encuadre de la cámara, en el Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (Max Planck Institute for Solar System Research, en idioma inglés), en Gottingen, Alemania.

Dawn visitó el asteroide gigante Vesta desde el año 2011 hasta 2012, y produjo más de 30.000 imágenes del cuerpo, además de tomar muchas mediciones. Asimismo, aportó información sobre su composición y su historia geológica. Vesta tiene un diámetro promedio de 525 kilómetros (326 millas), mientras que Ceres tiene un diámetro promedio de 950 kilómetros (590 millas). Vesta y Ceres son los cuerpos más masivos del cinturón de asteroides, el cual se encuentra ubicado entre Marte y Júpiter.